News
Exhibition

The work of Ignacio Llamas to be shown in Venice

The photographic installation ‘Inhabiting yourself’ can be seen in the Oratory of Santa María Assunta, Cultural Space in Spinea (Venice).

La exposición de arte contemporáneo MEMORIAE, promovida por el Ayuntamiento de Spinea y comisariada por Santina Ricupero, con la colaboración de la Associazione Contemporis ETS, se inaugura el viernes 17 de septiembre en Spinea.

El proyecto ofrece al público siete exposiciones que investigan la relación entre la memoria y la identidad, la naturaleza, el olvido, el desarraigo, el tiempo y el silencio.

Silentium memoria, la primera exposición de MEMORIAE, compara las instalaciones y obras de la artista mirandesa Barbara Pelizzon con Habitarse, una instalación del artista español Ignacio Llamas. Aunque exponen por separado en las dos sedes, Villa Simion y Santa Maria Assunta, ambos de artistas generan un diálogo a través de la temática propuesta, utilizando cada uno su propio lenguaje.

Bárbara habla de la necesidad de preservar la memoria, incluso cuando ésta genera sufrimiento. Sus Códices, con una carga de misterio y magia, representan un nuevo lenguaje generado para hacernos partícipes de su mundo y sus recuerdos.

"Recordar" en latín es llamar al corazón. Y traer nuestras emociones al corazón es lo que todos necesitamos para vivir y dar sentido a los acontecimientos diarios: interpretarlos y tener más conciencia de nuestros procesos y caminos. Esta es la operación que realiza Pelizzon cuando corta, cose y envuelve sus reliquias, para recordar y, al mismo tiempo, vendar sus heridas. A los negros profundos de Codice Materno se contrapone, en la pequeña iglesia de Santa María Assunta, el blanco delicado y deslumbrante de las ocho fotos tomadas por Ignacio con motivo de la excepcional nevada de Toledo en enero de 2021. La instalación fotográfica Habitarse es el resultado de una intensa experiencia espiritual de vacío, aislamiento, desolación, pero también de encanto: el poder destructivo de la naturaleza convive con su capacidad regeneradora y purificadora. Mientras que Pelizzon trabaja por acumulación, Llamas lo hace por sustracción: sustracción de color pero también de materia.

El blanco y el negro, la luz y la sombra, el silencio y el sonido son los opuestos que siempre coexisten en unidad.

Dos exposiciones que se contraponen y dialogan al mismo tiempo, y que exigen al espectador un reajuste de las expectativas para una participación plena y emocional.